lunes, 7 de septiembre de 2015

DIBUJANDO EN EL REAL JARDÍN BOTÁNICO DE MADRID

"El dibujo es una herramienta fundamental para el estudio de las plantas. Con el dibujo podemos realizar una representación de la planta con todas sus estructuras tan detalladas como se desee."


El pasado mes de mayo asistí al curso de Dibujo Botánico que se organiza todos los años en el Jardín Botánico de Madrid y que imparte Marta Chirino.  

Marta es artista botánica, miembro de "The Society of Botanical Artists" (UK). Ha recibido la Medalla de Oro de  "The Royal Horticultural Society" (UK), el "Margaret Stevens Award" y el "SBA, Certificate of Botanical Merit".
Trabaja como ilustradora científica en proyectos de investigación dirigidos a la divulgación para el Real Jardín Botánico CSIC de Madrid y otros organismos oficiales. Es coordinadora de imagen, diseño y producción de distintos proyectos y diseñadora de la imagen y líneas de producto "Original by", de la empresa By Botany, S.L.
Asimismo imparte Talleres de Dibujo Botánico en el Real Jardín Botánico CSIC de Madrid, el Jardín Botánico Atlántico de Gijón, en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y otros particulares. Y desde 2001 expone su obra artística de forma individual y colectiva.

Durante el curso vimos diversos aspectos del dibujo botánico, el material que se emplea, bibliografía variada de la que hablaré más adelante, distintas técnicas y, por supuesto, los diferentes elementos de las plantas, hojas, frutos, corteza, etc. cuyas características hay que representar claramente para que se pueda identificar la especie ilustrada. 


Dibujando varios frutos (una bellota, una avellana, una sámara de arce y una legumbre de árbol del amor) aprendimos a definir los volúmenes, primero con lápiz F sobre papel y luego pasándolo a tinta con rotulador negro 0.05 en papel poliester. 


Empleando líneas y puntos se pueden representar diversas texturas, relieves, vellosidades, nerviaciones,... 



Las hojas, con sus diferentes márgenes, ápices, bases y nerviaciones también ofrecen mucho juego. Como el Prunus cerasifera cuyo margen es simplemente aserrado en la mitad inferior de la hoja y doblemente aserrado en la mitad superior, o cuya nerviación forma un patrón, ya que los nervios se unen entre si y llegan hasta el margen. 


El contorno del Quercus pyrenaica, por ejemplo, es bastante sencillo de dibujar, a pesar de ser lobulado. Donde luego tiene más trabajo es en el limbo, el interior de la hoja, ya que este no es plano, tiene una serie de ondulaciones, por no hablar de la vellosidad, que hay que plasmar a base de puntos. Los matices se consiguen haciendo los puntos más o menos grandes y dibujándolos juntos o separados entre si.  


También vimos, con ayuda de una hoja de hiedra, como, estableciendo unos ejes y referenciando sus puntos significativos, en este caso la puntas de la hoja, el peciolo... se puede llevar este dibujo a diferentes escalas, a láminas de papel mayores o menores sin que nos sobre o nos falte papel. 

Y con una hoja de Ginkgo biloba establecimos un foco de luz y dibujamos las sombras correspondientes, así como un sombreado más tenue por detrás que destaca el relieve. 


Aquí se puede ver otra vez la sombra en una nuez, que es muy interesante de estudiar por las estrías y surcos de su cáscara. 


Uno de los ejercicios que más me gustó fue tomar una hoja de plátano muy retorcida y estudiar las direcciones de los nervios y las torsiones, cuidando siempre de conectar bien todas las líneas. Después de esto hicimos las sombras de la hoja para darle relieve. 


También dibujamos una ramita con varias hojas, esta vez pasándola a tinta y haciendo el sombreado y relieve con puntos. 


Por último, con ayuda de lápices blandos (3B y 6B) y barra de grafito bosquejamos con lápiz tumbado una rama nudosa con una corteza de diversas tonalidades y texturas, y un pimiento, con su forma sinuosa y brillos. 
  

A lo largo de los días que duró el curso Marta trajo unos cuantos libros para que les echáramos un vistazo, eran sobretodo libros de dibujo botánico, pero también trajo un par de libros técnicos donde se podían ver láminas de las especies que se trataban en ellos. 

Aquí está la relación de nombres y autores de los libros, enlazados a algunos de los sitios donde se pueden encontrar:






La verdad es que disfruté un montón del curso, siempre me ha gustado dibujar, pero no tengo nada de técnica, ya que he ido aprendiendo por libre. Al principio me preocupó un poco, porque el dibujo botánico no tiene nada que ver con el artístico, tiene que ser preciso y mostrar las especies botánicas tal como son, hasta la más mínima característica es importante, porque puede suponer la diferencia entre una especie y otra. 
Pero Marta es super tranquila, explica genial y tiene muchísima paciencia, y como la clase es de  quince personas máximo, se va moviendo de uno a otro resolviendo dudas y prestando atención a todos por igual.  

Por supuesto, en cuatro días no te conviertes en Miguel Ángel, pero aprendes lo suficiente como para poder ir practicando y te entra el gusanillo de seguir dibujando y aprendiendo. 



El curso suele impartirse en primavera, y en la página del Jardín Botánico lo anuncian con la suficiente antelación como para poder conseguir plaza, pero hay que darse prisa, porque no hay muchas.

Días: de lunes a jueves
Horario: 17:00 a 20:00
Punto de encuentro: Puerta de Claudio Moyano 1
Precio del curso: 30 € (es lo que ha costado este año)

4 comentarios:

  1. ¡Almu! bienvenida a la blogosfera :). ¡Qué curso más bonito, no me extraña que hayas disfrutado! me ha hecho ilusión ver tan bien explicados todos los dibujos. ¡¡Un beso y ánimo con el blog!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Almudena!! me ha encantado esta entrada, Es muy completa y me hace mucha ilusión ver que disfrutaste y que te ha servido para meterte el gusanillo del dibujo botánico. Hasta pronto! Un abrazo, Marta Chirino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado la entrada Marta. Y además el curso es genial, se lo digo a todo el que me quiera oír :)
      Gracias por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar