lunes, 14 de septiembre de 2015

UN JARDÍN EN LA PLAZA DE GUIPÚZCOA DE SAN SEBASTIÁN

En pleno centro de San Sebastián, a una manzana del Hotel Maria Cristina, se encuentra la Plaza de Guipúzcoa. 



Fue el primer parque público que se construyó en San Sebastián, como parte del ensanche de la ciudad proyectado por Antonio de Cortázar en los años 1860. 
Sus jardines son obra del jardinero Pierre Ducasse, nacido en Bayona y formado en Versalles, que realizó un diseño de estilo paisajista romántico, con un trazado sinuoso y elementos característicos de la época. 




Como telón de fondo tiene la sede de la Diputación Foral de Guipúzcoa, un edificio de estilo neoclásico que presenta los bustos de marineros guipuzcoanos ilustres en su fachada. 

En el jardín se pueden encontrar diversos elementos de interés, como el reloj floral, que se puede ver en la primera fotografía.

El templete meteorológico llama mucho la atención, fue un obsequio de José Otamendi al Ayuntamiento de la ciudad en 1879, y en él se podía, y se puede, leer una gran cantidad de información, tal como la altura barométrica media (presión atmosférica), latitud de San Sebastián, longitud de la ciudad contada desde el meridiano de Madrid, San Fernando y París, temperatura media a la sombra, temperatura máxima media anual al sol, declinación de la aguja imantada en San Sebastián en esa fecha (diferencia entre el norte geográfico y el norte magnético) y la altura media vertical del agua que cae en San Sebastián, entre otras. 



El señor Otamendi también regaló una mesa horaria que, al igual que el templete, se encuentra en el jardín. Esta indica las diferencias horarias de San Sebastián con diversas capitales del mundo, así como las distancias kilométricas y la variación de la salida y puesta del sol según las estaciones del año.
El tablero original era de mármol negro, pero luego se sustituyó por uno blanco tras una serie de arreglos realizados por el hijo de Otamendi.
Con el tiempo la placa se había desgastado hasta tal punto que no se podía leer el grabado y, finalmente, este año se ha podido restaurar gacias a Iñaki Larrañaga, un ciudadano aficionado a los jardines históricos que localizó el diseño original.  

Fuente: El Diario Vasco
Escondido entre los parterres y árboles del jardín está el monumento al pianista y compositor donostiarra Jose María Usandizaga, considerado, junto a Jesús Guridi, el padre de la ópera vasca. 


Además, el jardín está lleno de gran cantidad y variedad de árboles, flores y plantas, que rodean el pequeño lago que conecta con el estanque donde viven patos y cisnes.


Asíse pueden encontrar especies arbóreas como arce japonés (Acer palmatum) y plátano (Musa).


Tejo (Taxus Baccata) y cica (Cycas revoluta).


Hasta el año pasado había un libocedro de California variegado (Calocedrus decurrens variegata) que parece que han talado...


Araucaria (Araucaria araucana).


Y otros más, como tilos y magnolios. 

Los alegres y coloridos parterres de flores están formados por diversas plantas, rudbeckias, cosmos, begonias, primaveras, salvias,  geranios, agapantos, etc. 




Durante todo el año se realizan diversos acontecimientos en la plaza, las ferias del libro, atracciones infantiles , el Belén en Navidad, ...

La verdad es que es un jardín que me encanta y visito siempre que tengo ocasión, me gusta muchísimo el templete meteorológico y lo bonitos y bien cuidados que están siempre los parterres, cada año con algunos cambios e incorporaciones, y además ¿a quién no le gusta dar de comer a los patos?.

Fuentes: 


No hay comentarios:

Publicar un comentario