jueves, 19 de noviembre de 2015

HISTORIA DE UN CAPRICHO (SEGUNDA PARTE)

Buen día!!! ¿Como estáis llevando la semana? yo aprovechando este tiempo tan atípico y recorriendo diversos parques y jardines de la ciudad para disfrutar del solecito, el, ejem, calor, los colores y, en fin, el otoño. Así que en breve podréis ver en detalle mis andanzas y fotos de estos días ;) 

Hoy estoy de nuevo con vosotros para terminar de contaros la historia del Capricho. 



Si recordáis, nos quedamos en 1834, cuando la Duquesa falleció y su nieto, Don Pedro Téllez-Girón y Beaufort, XI Duque de Osuna, se hizo cargo del jardín; no solo lo mantuvo en buen estado,  sino que además introdujo mejoras y varios elementos importantes que todavía hoy se pueden ver en el jardín, de los que os hablaré en futuras entradas.


Don Pedro Téllez-Girón y Beaufort, XI Duque de Osuna. Federico de Madrazo. 1820

Don Pedro fue el Duque y propietario de la Alameda hasta 1844, cuando un día que estaba recluido en la Alameda, sin deseos de ver a nadie llegó de visita su prima Doña Inés, de la que estaba enamorado, pero le informaron de que el Duque no quería ser molestado, así que se marchó de vuelta a Madrid. Cuando él se enteró de lo que había pasado salió tras ella, y durante la "persecución" sufrió un ataque cerebral y murió poco después. 

Y así, la finca de la Alameda, además de todas las demás propiedades y títulos, pasó a ser del hermano menor de Don Pedro, Don Mariano, que al ser el segundo hijo había hecho carrera militar, y al convertirse en XII Duque de Osuna comenzó la carrera diplomática.


Don Mariano Téllez-Girón y Beaufort, XII Duque de Osuna. Ramón Soldevilla y Trepat. 

Fue enviado en representación de España a numerosos actos en diversas capitales europeas, entre ellos, la coronación de la Reina Victoria en Inglaterra o los funerales de Wellington. 
Durante años llevó una vida de ostentación y despilfarro que hizo que agotara su fortuna y contrajera cuantiosas deudas. Por ello, tras su muerte en 1882, sin descendencia y completamente arruinado, se declaró la suspensión de pagos por el Banco de Castilla y durante años se sucedieron una serie de procedimientos judiciales por las reclamaciones de los obligacionistas.    
Finalmente, en 1894, se incautaron y pusieron a la venta los bienes de la casa Osuna. Tuvo entonces lugar una subasta pública en la que se vendió todo el patrimonio artístico, cuadros, esculturas, grabados... y los diversos palacios y fincas, entre las que se encontraba la Alameda, que fue vendida en 1900.

La compró Gustavo Bauer, adjunto y sucesor del Barón Weiseweiller, representante de los Rothschild en España. La familia pasaba las primaveras en la finca, que fue restaurada y equipada con mobiliario y decoración conforme a la época de su construcción. 


Juan Ignacio Bauer López. Autor y fecha desconocidos 

En 1934, el Patronato para la Conservación y Protección de Jardines de España logró que el jardín de la Alameda de Osuna fuera declarado jardín artístico, quedando entonces bajo la tutela del Estado y bajo la supervisión del Patronato. 

Con el inicio de la guerra en julio de 1936, la Alameda fue incautada por las autoridades republicanas, y en noviembre de ese año se creó una Junta de Defensa presidida por el general Miaja que se asentó en la Alameda, recibiendo esta el nombre táctico de "Posición Jaca".

El general Miaja en El Capricho. ABC. 7 noviembre 1936

Por ello se realizaron en la Alameda importantes obras de superficie y en el subsuelo. En superficie se adaptó el palacio para usarlo como cuartel general, locales para los servicios de comunicaciones, comedor, etc. Se construyeron pabellones para alojar a la tropa, el personal, el botiquín y otros servicios y otro pabellón, con forma de torpedero de guerra, para instalar una estación de reserva para la radio. 
Las obras subterráneas son las conocidas como "El refugio de Miaja", "La galería de escape" y "El polvorín", que discurren por gran parte del jardín. 
En 1940, tras el fin de la guerra, se devolvió la propiedad a la familia Bauer, que vendió la finca a la Inmobiliaria Alameda en 1946.




Años después, el 12 de diciembre de 1975, el Ayuntamiento de Madrid adquirió la propiedad. A lo largo de los años siguientes se llevaron actuaciones diversas fases de restauración en el jardín, iniciándose la primera entre 1978 y 1980, coincidiendo con su apertura al público el 10 de noviembre de 1978.
En 1986 se puso en marcha la escuela-taller Alameda de Osuna, en la que se impartían una serie de talleres de aprendizaje de materias vinculadas a los trabajos a realizar, a la vez que se llevaban a cabo dichos trabajos. 
La escuela-taller fue disuelta en 1992, y comenzó un periodo en el que, aparte del mantenimiento general del jardín, se llevaron a cabo diversas actuaciones como las obras del palacio y la casa de oficios, diversos caprichos, se instaló riego automático, etc.
Finalmente, el 2 de julio de 2001 se presentaron públicamente las obras llevadas a cabo.

Y desde entonces el jardín a estado siendo constantemente conservado y restaurado. 


Sí quiero comentaros que el año pasado se volvió a colocar en el jardín el busto de la Duquesa que Don Pedro mandó hacer y que llevaba desaparecido años, también fue donada una réplica de la Venus que se creó para el templete, (y cuyo original pertenece a Alicia Koplowitz) que permanece en el interior del abejero, donde fue colocada la original en su día por deseo de la Duquesa. 

Y en fin, esta es la historia de este maravilloso jardín, entiendo que leerla así de golpe puede ser un poco hueso, pero espero que más adelante, cuando os hable del jardín en si, os despierte la curiosidad suficiente para volver aquí y releer lo que os cuento, y por supuesto ir a visitar El Capricho...

Aquí os dejo por hoy, un beso enorme y hasta la próxima! ;)





2 comentarios:

  1. Muy interesante artículo, este parque es una preciosidad!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier!!!
      Si que es precioso!!! y valiosisimo a muchos niveles, no solo histórico, también botánico, ya que tiene numerosos ejemplares singulares, y paisajista, es uno de los pocos jardines paisajistas originales que tenemos en España.
      Además, los personajes que pasaron por el jardín, Goya, Boccherini, la propia Duquesa, son de gran interés. Para mi sobretodo Pablo Boutelou, que pertenece a una gran saga familiar de jardineros presente tanto en Versalles como en Aranjuez, el Botánico de Madrid, etc. Muy muy interesante.
      Gracias por tu comentario!!!

      Eliminar