miércoles, 10 de febrero de 2016

EL PALACIO DE AGUA DE JAIPUR

Buenos días :)

Hoy, visto el éxito que tuvo la entrada sobre Las Pozas, os traigo otro de mis pendientes por visitar, el Jal Mahal. 

Al norte de Jaipur, la ciudad rosa, capital del Estado de Rajastán, en la India, se encuentra el lago Man Sagar, y en este (si, dentro) está el Jal Mahal, o palacio de agua. 

Foto de: Alamy

Originalmente, el lugar que ahora ocupa el lago era una depresión donde se acumulaba cierta cantidad de agua durante la época de las lluvias. No fue hasta 1596 que, tras una gran hambruna derivada de la escasez de agua, se construyó una presa para cerrar el valle y almacenar el agua caída durante el monzón. 

Foto de: Tibor Bognar

El Jal Mahal fue construído en el siglo XVIII por el Maharaja Sawai Pratap Singh, se cree que como pabellón para estancias de ocio, ya que el lago era un paraíso de observación de aves y uno de los emplazamientos favoritos por los Maharajás de Jaipur para la caza de patos. Aún hoy, alberga más de 150 especies de aves autóctonas y migratorias, como el flamenco o el somormujo lavanco. 

Foto de: Andrew Holbrooke/Corbis

Hecho de arenisca rosada, el palacio se diseñó siguiendo los estilos Rajput y Mughal, muy comunes en Rajastán y característicos por sus construcciones simétricas. 

Cuenta con cinco niveles, de los cuales únicamente uno es visible, ya que el resto están sumergidos bajo el agua, por lo que los sólidos muros de piedra soportan la fuerza de millones de litros de agua.
Sus esquinas están rematadas por chattris (pabellones abovedados típicos de la arquitectura mogola) de forma octogonal, y las ventanas y arcos del nivel emergido están adornados con tallas, así como los pilares, erigidos en honor de la familia real. 


Foto de; Alamy
En el techo del palacio, ocupando toda la superficie de la cubierta, entre los chattris rectangulares de estilo bengalí, se encuentra un amplio jardín de plantas aromáticas. 


Fuente de: Heritage Trading

A lo largo de la época de lluvias, y tras la misma, el Man Sagar está lleno de agua, sobre la que se alza el palacio, al que hay que llegar en barco. En la estación seca, entre octubre y junio, cuando el lago no contiene agua, se puede llegar andando. 

Foto de: Blend Images LLC

Durante más de doscientos años, el palacio estuvo abandonado, por lo que, debido a la entrada del agua por grietas y juntas, diversas partes de la estructura se derrumbaron, se perdieron tallas, pilares, frescos y, claro, el jardín. 


Foto de: Robyn Beeche

Así, el gobierno de Jaipur se embarcó en un proyecto de restauración, del palacio y del lago, que duró unos diez años, finalizando en 2014. Más de doscientos maestros artesanos, talladores de madera y piedra, pintores y metalúrgicos participaron en el proceso, en el que se emplearon técnicas tradicionales y materiales extraídos en canteras de la región, siguiendo los pasos de la construcción original.


Foto de: Robyn Beeche

Uno de los puntos fuertes del Jal Mahal es el jardín que se encuentra en la cubierta del edificio, conocido como Chameli Bagh, o jardín de jazmín.
En el diseño del jardín, llevado a cabo por el paisajista Mitchell Crites siguiendo el concepto Char Bagh de jardín persa, destacan los arabescos, con los que se quieren fusionar los elementos del pasado, hindúes, musulmanes, mogoles y persas.  
Las barandas de mármol tallado se combinan con las fuentes y diversas plantas, como jazmines de Arabia o plumerias. 


No se con seguridad si ya es posible visitarlo, hasta ahora se podía ver navegando a su alrededor, pero yo tengo claro que cuando pueda, iré a conocer esta y otras maravillas que alberga la India.
¿Y vosotros? 

Foto de: Robyn Beeche

Foto de: Robyn Beeche
Foto de: Robyn Beeche



No hay comentarios:

Publicar un comentario