viernes, 22 de septiembre de 2017

MIS FAVORITOS DEL VERANO 2017

Buen día!!!

Hoy despedimos al verano (sniff), y como cada año, aprovecho para hacer repaso de lo que más me ha gustado de la temporada, que empieza pocos días después de mi cumple (así que llega con el contento de las festividades), pasa a través de los campamentos de verano del Botánico (que disfruto tanto como los niños), alcanza su punto álgido con las vacaciones en el norte y finaliza lleno de los planes y proyectos del nuevo curso. 

Como os digo, siempre aprovecho para hacer repaso de estos meses, y como este año ha sido especialmente significativo para mi, lo comparto con vosotros. 

Las rosas del Parque del Oeste


Desde hace unos tres o cuatro años mi verano (esa sensación de semivacaciones, cuando llega el buen tiempo y hay millones de planes al aire libre y comidas en terrazas) comienza en la tercera semana de mayo, con el concurso de rosas de la Rosaleda del Parque del Oeste.
No nos lo perdemos, los días tienen esa luz tan cálida y bonita de primavera y el aire huele increíble con el aroma de todas esas rosas, además de los recuerdos, ya que de pequeñas íbamos muchos domingos con nuestros padres a pasear, así que es un plus de nostalgia :)


Esta vez hacía una semana que me habían quitado las escayolas y la cirujana decía que todo iba muy bien, así que fue una especie de celebración tras el susto. Sin embargo, como ya nos ha pasado otros años (ejem) aparecimos allí el viernes, día en que va el jurado profesional, no el miércoles, cuando tiene lugar el concurso popular y te regalan una rosa si votas... Pero bueno, así somos nosotras, y de todas formas pudimos disfrutar de las preciosas rosas, que es de lo que se trata al final ¿no?

La memoria secreta de las hojas


A finales del mes de mayo es el cumpleaños de mi hermana Luz, no os creais, en mi casa los cumpleaños son cosa seria y se celebran por todo lo alto. Aunque este año no fue de otra manera, no es de lo que quiero hablar, si no contaros que tuvimos la suerte de que Maria Eugenia, una superamiga que vive en Bruselas, pudiera venir justo el finde de la celebración. Con lo supersolete que es :) no solo apareció con regalos para la homenajeada (aunque siempre aparece con algo, da igual la ocasión), también trajo para mi uno de los libros que más me han gustado de los que he leído últimamente. 

Se trata de "La memoria secreta de las hojas" de Hope Jahren, y casi no tengo palabras para deciros lo que me ha encantado. La portada reza "Una historia de árboles, ciencia y amor" y es cierto, pero se queda corta... Es una recopilación de momentos de la vida de la autora (no os doy más detalles porque ¡¡¡tenéis que leerlo!!!), un camino lleno de autodescubrimiento, fracasos, ansiedad, preocupaciones y superación, amistad, familia y magia, es precioso, y está lleno de curiosidades botánicas superchulas.

La pradera de ornamentales del RJB de Madrid


Como os decía, en julio, ya metidos de lleno en el verano, tenemos bastante lío en el Botánico, entre campamentos, talleres y visitas es un sin parar, aunque disfruto como una enana, para qué decir lo contrario... 
Este año estuvo lleno de manualidades, música, danza y (claro) naturaleza de los desiertos y selvas africanos, y aunque ha sido genial todo lo que hemos hecho y aprendido, para mi, la gran protagonista de esas semanas ha sido la pradera de ornamentales que se sembró esta primavera cerca del edificio de investigación. 


Las praderas de herbáceas estacionales y perennes son la alternativa perfecta a esas combinaciones de céspedes tan exigentes y costosos en un clima como el nuestro, se emplean especies rústicas con etapas de crecimiento consecutivas, por lo que se obtiene una cubierta vegetal con largo periodo de interés, requiere bastante menos mantenimiento y soporta bien las condiciones de sequía propias del clima mediterráneo, además aporta biodiversidad (ya que se emplean gran número de especies, en este caso más de 90) y alimento y cobijo para insectos y otros animales.  

Las hortensias


Cuando por fin llega agosto estamos deseando irnos al norte, a Fuenterrabía, donde hace menos calor, una humedad que Luz odia y a mi me encanta, donde amanece lloviendo a cántaros y a media mañana hace un sol tan resplandeciente que hay que ir si o si a la playa (y viceversa) y donde hay verde y flores por todas partes.
Aunque hay muchas plantas habituales que merecen una mención, magnolias caducifolias, calas, árboles de júpiter... las más destacables, para mi, son las hortensias. 


Esos arbustos grandes, frondosos, muy verdes y llenos de flores agrupadas en pompones en los que quieres meter la cara (¿me vais a decir que no?) se ven por todas partes, hay luz y humedad de sobra, y además el suelo es ácido, así que campan a sus anchas.
Aunque como son de hoja caduca en invierno dan un poco de pena, pero en cuanto se acerca la primavera empiezan a producir hojas como locas y ya no hay quien las pare. 
Aquí en Madrid conozco a varias personas que tienen (o intentan tener) hortensias en sus jardines y terrazas, pero no es lo mismo, hay que medir mucho los tiempos de poda, abonado y, sobretodo, riego, pero  en el norte, como decía un profesor mío, no hay que hacerles nada porque crecen si o si...

El Señorío de Bertiz


En mayo ya os anuncié que iríamos a Bertiz este año, había visto algunas fotos por ahí, aunque pocas y no muy claras, y había leído comentarios sobre el sitio, recomendándolo mucho.
Así que gracias a su página web, que es super completa, organizamos la excursión y nos fuimos para allí una mañana. 

¡¡Nos encantó!!

Si bien es verdad que es más pequeño de lo que esperábamos, y que cierra a la hora de comer (atención a los que, como nosotras, son de hábitos tardíos), es un jardín precioso y lleno de ambientes y construcciones muy bien ideadas y conservadas. 
Ya publicaré una entrada en exclusiva para él, pero ya os digo que si estáis o estaréis cerca de allí, os animo muchísimo a ir a verlo. 

El brocante de Port de Lanne


A lo largo de todo el año, pero especialmente en verano, se hacen por toda Francia numerosos brocantes y mercadillos donde se encuentran mil y una cosas. Durante los últimos años hemos ido a algunos que nos pillaban cerca, aunque eran pequeños y había que rebuscar bastante para dar con algo interesante, pero eso es lo divertido ¿no?.

El caso es que el 14 de agosto una de las cuentas de Instagram que sigue Luz publicó fotos del brocante de Port de Lanne, que resulta que es el más grande que se celebra en el sur de Francia. Como no estaba muy lejos y el 15 también estaría decidimos ir, así, improvisado.


Como os digo, es el más grande del sur de Francia, hay unos 450 expositores, ocupa todas las calles del pueblo y tiene lugar todos los años el 14 y 15 de agosto. 
Yo encontré millones de ideas y recipientes para reutilizar en mi huerto, y Luz se volvió a casa con varias vajillas, tablas de madera, cafetera.... de todo. 
Es muy muy recomendable y, desde luego, el año que viene pensamos volver :)

En fin, este ha sido mi repaso de los favoritos de la temporada, espero que os haya gustado y dado ideas ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario