jueves, 19 de octubre de 2017

UN JARDÍN EN EL CÍRCULO POLAR ÁRTICO


Buen día!!!

Tras varias semanas dedicadas a diversos temas, manualidades, viveros, libros... hoy me apetecía escribir de nuevo sobre jardines, así que he emprendido rumbo al norte (muy muy al norte), para llegar a una pequeña isla de Noruega, más allá del Círculo Polar Ártico, en la que se encuentra el Jardín Botánico Ártico-Alpino de Tromsø.



El Jardín Botánico Ártico-Alpino (Arktisk alpin Botanisk hage) está dirigido por el Museo de la Universidad de Tromsø. Se creó en 1994 y está abierto desde fines de mayo hasta principios de octubre y muestra plantas árticas y alpinas de todo el hemisferio norte.



Como os digo, Tromsø se encuentra a 350 Km por encima del Círculo Polar Ártico, es famoso en Noruega por recibir una gran cantidad de nieve al año y la menor temperatura registrada es -38.4ºC. Además, experimenta los fenómenos del sol de medianoche y la noche polar.



El jardín se encuentra al sureste del campus de la Universidad de Tromsø, ofreciendo una vista de las montañas al este y al sur. Su ubicación, equivalente a la costa norte de Alaska, invita a pensar en un clima ártico extremo. Sin embargo, una rama de la corriente del Golfo que se extiende por la costa del norte de Noruega proporciona una influencia moderadora, haciendo que Tromsø tenga unos inviernos relativamente suaves (promedio de enero -4.4ºC) y veranos frescos (promedio de julio 11.7ºC).



Desde el 15 de mayo hasta el 27 de julio, el sol está continuamente sobre el horizonte en Tromsø. Los dos meses de sol de medianoche proporcionan alguna compensación a las plantas por la corta temporada de crecimiento y las bajas temperaturas. 



Desde el 21 de noviembre hasta el 17 de enero, el sol nunca sale. La nieve generalmente cubre el terreno desde octubre o noviembre y se acumulará hasta principios de abril. Luego, la nieve se derrite gradualmente y, por lo general, el suelo estará desnudo a mediados de mayo a nivel del mar, mientras se detiene en el verano a mayores altitudes.



El jardín es el hogar de miles de especies de plantas de todas partes del mundo. Sin embargo, las grandes protagonistas son las plantas de las regiones polares o la alta montaña, que tienen dificultades para sobrevivir en los climas más suaves donde se encuentran la mayoría de los jardines botánicos. Con sus largos inviernos nevados y veranos frescos y húmedos, el clima de Tromsø es ideal para estas plantas, proporcionando las condiciones perfectas para las pequeñas plantas resistentes que son un poco sensibles al calor.


El jardín también presenta formaciones rocosas y áreas de grava que recrean las condiciones en las que las plantas resistentes crecen silvestres.

El paisaje rocoso más impresionante del jardín lo forma la sección ártica, con una cresta en forma de morrena de piedras enormes y pesadas. Esta sección está reservada exclusivamente para las plantas que crecen al norte de la línea polar. En junio predominan muchas especies de Dryas, Arnica angustifolia Polemonium boreale, mientras que el Dianthus superbus de East Finnmark  (provincia noruega) aparece en julio. 


Las especies amantes del frío de Svalbard (archipiélago situado en el océano Glacial Ártico) están ubicadas en las laderas orientadas al norte, y las colecciones también comprenden el "cultivo de rescate" de especies que están en peligro de extinción en la naturaleza. Por ejemplo, este año el jardín está trabajando para cultivar una colección de Ranunculus wilanderi, una frágil flor que solo se encuentra en un lugar en todo el mundo, en Svalbard, y solo 51 ejemplares se registraron en el último recuento.


Uno de los propósitos del jardín es preservar las tradiciones del jardín del norte de Noruega. Las conocidas plantas decorativas tradicionales constituyen grandes colecciones, entre las que se incluyen Aconitum napellus, especies rosa antigua y Ranunculus aconitifolius.


En junio, el valle del Rododendro es una paleta de rojos, morados, amarillos y blancos, con una espectacular colección de pequeños rododendros. Anteriormente, la percepción común era que no era posible cultivar rododendros tan al norte. Sin embargo, hay una cantidad de especies pequeñas que crecen en las montañas y realmente prosperan en estas condiciones. El jardín tiene alrededor de 60 especies diferentes, así como muchos híbridos, lo que convierte a la colección en un auténtico estallido de color. La mayoría de las plantas son originarios de China, con algunas del Cáucaso y los Alpes.


Pero en el jardín no solo se encuentran especies propias de las regiones árticas, las flores del género Calceolaria y la haya antártica (Nothofagus antarctica) provienen del extremo más austral de América del Sur. También se pueden ver muchas especies de Sudáfrica, incluida la Delosperma basuticum, que prospera siempre que se planta en grietas de montaña seca.


Ya por último quería contaros que, hasta la creación de este jardín, Kirovsk en la península de Kola (Rusia) poseía el jardín botánico más septentrional del mundo. Cuando se abrió el Jardín Botánico de Tromsø, Kirovsk le regaló varias plantas, que se encuentran en la sección de la amistad en la parte superior del jardín, junto con otras plantas que llegaron posteriormente. El Scilla rosenii y el lirio cervatillo siberiano (Erythronium sibiricum), ambas plantas bulbosas, han formado colonias que ahora tienen 17 años.


Termino por hoy con esta historia :) y os animo a que leáis y aprendáis más cosas sobre este jardín tan alucinante. Yo lo descubrí gracias a Monty Don y su programa "La vuelta al mundo en 80 jardines", que podéis ver en youtube. Y la Universidad de Tromsø también aporta mucha información sobre su jardín botánico. 
Para mi es, definitivamente, un sitio a visitar. 

viernes, 22 de septiembre de 2017

MIS FAVORITOS DEL VERANO 2017

Buen día!!!

Hoy despedimos al verano (sniff), y como cada año, aprovecho para hacer repaso de lo que más me ha gustado de la temporada, que empieza pocos días después de mi cumple (así que llega con el contento de las festividades), pasa a través de los campamentos de verano del Botánico (que disfruto tanto como los niños), alcanza su punto álgido con las vacaciones en el norte y finaliza lleno de los planes y proyectos del nuevo curso. 

Como os digo, siempre aprovecho para hacer repaso de estos meses, y como este año ha sido especialmente significativo para mi, lo comparto con vosotros. 

Las rosas del Parque del Oeste


Desde hace unos tres o cuatro años mi verano (esa sensación de semivacaciones, cuando llega el buen tiempo y hay millones de planes al aire libre y comidas en terrazas) comienza en la tercera semana de mayo, con el concurso de rosas de la Rosaleda del Parque del Oeste.
No nos lo perdemos, los días tienen esa luz tan cálida y bonita de primavera y el aire huele increíble con el aroma de todas esas rosas, además de los recuerdos, ya que de pequeñas íbamos muchos domingos con nuestros padres a pasear, así que es un plus de nostalgia :)


Esta vez hacía una semana que me habían quitado las escayolas y la cirujana decía que todo iba muy bien, así que fue una especie de celebración tras el susto. Sin embargo, como ya nos ha pasado otros años (ejem) aparecimos allí el viernes, día en que va el jurado profesional, no el miércoles, cuando tiene lugar el concurso popular y te regalan una rosa si votas... Pero bueno, así somos nosotras, y de todas formas pudimos disfrutar de las preciosas rosas, que es de lo que se trata al final ¿no?

La memoria secreta de las hojas


A finales del mes de mayo es el cumpleaños de mi hermana Luz, no os creais, en mi casa los cumpleaños son cosa seria y se celebran por todo lo alto. Aunque este año no fue de otra manera, no es de lo que quiero hablar, si no contaros que tuvimos la suerte de que Maria Eugenia, una superamiga que vive en Bruselas, pudiera venir justo el finde de la celebración. Con lo supersolete que es :) no solo apareció con regalos para la homenajeada (aunque siempre aparece con algo, da igual la ocasión), también trajo para mi uno de los libros que más me han gustado de los que he leído últimamente. 

Se trata de "La memoria secreta de las hojas" de Hope Jahren, y casi no tengo palabras para deciros lo que me ha encantado. La portada reza "Una historia de árboles, ciencia y amor" y es cierto, pero se queda corta... Es una recopilación de momentos de la vida de la autora (no os doy más detalles porque ¡¡¡tenéis que leerlo!!!), un camino lleno de autodescubrimiento, fracasos, ansiedad, preocupaciones y superación, amistad, familia y magia, es precioso, y está lleno de curiosidades botánicas superchulas.

La pradera de ornamentales del RJB de Madrid


Como os decía, en julio, ya metidos de lleno en el verano, tenemos bastante lío en el Botánico, entre campamentos, talleres y visitas es un sin parar, aunque disfruto como una enana, para qué decir lo contrario... 
Este año estuvo lleno de manualidades, música, danza y (claro) naturaleza de los desiertos y selvas africanos, y aunque ha sido genial todo lo que hemos hecho y aprendido, para mi, la gran protagonista de esas semanas ha sido la pradera de ornamentales que se sembró esta primavera cerca del edificio de investigación. 


Las praderas de herbáceas estacionales y perennes son la alternativa perfecta a esas combinaciones de céspedes tan exigentes y costosos en un clima como el nuestro, se emplean especies rústicas con etapas de crecimiento consecutivas, por lo que se obtiene una cubierta vegetal con largo periodo de interés, requiere bastante menos mantenimiento y soporta bien las condiciones de sequía propias del clima mediterráneo, además aporta biodiversidad (ya que se emplean gran número de especies, en este caso más de 90) y alimento y cobijo para insectos y otros animales.  

Las hortensias


Cuando por fin llega agosto estamos deseando irnos al norte, a Fuenterrabía, donde hace menos calor, una humedad que Luz odia y a mi me encanta, donde amanece lloviendo a cántaros y a media mañana hace un sol tan resplandeciente que hay que ir si o si a la playa (y viceversa) y donde hay verde y flores por todas partes.
Aunque hay muchas plantas habituales que merecen una mención, magnolias caducifolias, calas, árboles de júpiter... las más destacables, para mi, son las hortensias. 


Esos arbustos grandes, frondosos, muy verdes y llenos de flores agrupadas en pompones en los que quieres meter la cara (¿me vais a decir que no?) se ven por todas partes, hay luz y humedad de sobra, y además el suelo es ácido, así que campan a sus anchas.
Aunque como son de hoja caduca en invierno dan un poco de pena, pero en cuanto se acerca la primavera empiezan a producir hojas como locas y ya no hay quien las pare. 
Aquí en Madrid conozco a varias personas que tienen (o intentan tener) hortensias en sus jardines y terrazas, pero no es lo mismo, hay que medir mucho los tiempos de poda, abonado y, sobretodo, riego, pero  en el norte, como decía un profesor mío, no hay que hacerles nada porque crecen si o si...

El Señorío de Bertiz


En mayo ya os anuncié que iríamos a Bertiz este año, había visto algunas fotos por ahí, aunque pocas y no muy claras, y había leído comentarios sobre el sitio, recomendándolo mucho.
Así que gracias a su página web, que es super completa, organizamos la excursión y nos fuimos para allí una mañana. 

¡¡Nos encantó!!

Si bien es verdad que es más pequeño de lo que esperábamos, y que cierra a la hora de comer (atención a los que, como nosotras, son de hábitos tardíos), es un jardín precioso y lleno de ambientes y construcciones muy bien ideadas y conservadas. 
Ya publicaré una entrada en exclusiva para él, pero ya os digo que si estáis o estaréis cerca de allí, os animo muchísimo a ir a verlo. 

El brocante de Port de Lanne


A lo largo de todo el año, pero especialmente en verano, se hacen por toda Francia numerosos brocantes y mercadillos donde se encuentran mil y una cosas. Durante los últimos años hemos ido a algunos que nos pillaban cerca, aunque eran pequeños y había que rebuscar bastante para dar con algo interesante, pero eso es lo divertido ¿no?.

El caso es que el 14 de agosto una de las cuentas de Instagram que sigue Luz publicó fotos del brocante de Port de Lanne, que resulta que es el más grande que se celebra en el sur de Francia. Como no estaba muy lejos y el 15 también estaría decidimos ir, así, improvisado.


Como os digo, es el más grande del sur de Francia, hay unos 450 expositores, ocupa todas las calles del pueblo y tiene lugar todos los años el 14 y 15 de agosto. 
Yo encontré millones de ideas y recipientes para reutilizar en mi huerto, y Luz se volvió a casa con varias vajillas, tablas de madera, cafetera.... de todo. 
Es muy muy recomendable y, desde luego, el año que viene pensamos volver :)

En fin, este ha sido mi repaso de los favoritos de la temporada, espero que os haya gustado y dado ideas ;)

jueves, 7 de septiembre de 2017

ENDANEA, UN IMPRESCINDIBLE EN FUENTERRABÍA

Buen día!!!

¿Qué tal habéis estrenado septiembre? Yo os reconozco que la vuelta suele costarme bastante, pero en cuanto me organizo los próximos meses, planes, proyectos, cursos... se me curan todos los males :)

Como muchos, he aprovechado las vacaciones para visitar diversos jardines y lugares de interés de los que os iré hablando en las próximas semanas, pero quería empezar el curso con uno de mis lugares preferidos, es tan tan favorito que cada vez que vamos al norte nos acercamos, varias veces si podemos. 

Se trata del Centro de Jardinería Endanea, que se encuentra a las afueras de Fuenterrabía (Guipúzcoa), donde pasamos las vacaciones. 


Endanea es una empresa familiar dedicada al sector de la jardinería desde hace más de cuarenta años. Actualmente es el centro de jardinería más grande de Guipúzcoa, con espacios dedicados a plantas de interior y exterior, mascotas, floristería y decoración, que además cuenta con viveros de producción propia.


Cuando eramos pequeñas, mi abuela nos llevaba todos los años al vivero de Juanito, para comprar begonias y geranios para su balcón, y una mezcla de semillas de césped con margaritas para el jardín. Entonces era, en mi memoria, un invernadero en la montaña, al que llegábamos por una cuesta empinadísima que el Opel corsa de mi abuela subía resollando, y que estaba lleno de luz, color y sonidos de las gallinas, ovejas y vacas de los alrededores. 


Ahora, unos veinticinco años después, el centro de jardinería se ha mudado, ha crecido y ampliado su oferta, pero los recuerdos y el cariño son los mismos. 
Y la verdad, por más viveros y centros que visito, ninguno se compara a este, en serio. 


El acceso al centro actual es mucho más asequible que aquella cuesta de mis recuerdos (menos mal), y conduce a un amplio aparcamiento rodeado de platabandas de flores, árboles, un huerto de hortalizas, hierbas y flores que se va renovando con las estaciones y un graffiti (obra de Arte Factory) que decora el cerramiento de la finca y que, aunque al principio iba a ser un paisaje, finalmente resultó en una serie de escenas de la naturaleza que no podrían gustarme más. 


La primera zona que se encuentra al entrar está dedicada a las plantas de interior, cactus, crasas, plantas carnívoras, orquídeas, tillandsias, bromelias y otras tropicales (y no tropicales) aparecen acompañadas de diversos accesorios como macetas, marcos verticales y decoraciones varias.


En esta zona también se pueden encontrar fuentes y surtidores rodeados de plantas acuáticas.  

Además, desde aquí se puede acceder a la cafetería con terraza donde, aparte de tomar algo rodeado de verde, se pueden adquirir diversos productos de la zona, sidra, vino, conservas, dulces...

Pasadas las plantas de interior se encuentra el área dedicada a las mascotas, donde se pueden encontrar peces, reptiles, aves y mamíferos pequeños. 
También hay perros y gatos, pero estos no se pueden comprar, se pueden adoptar. En su página de Facebook avisan cuando tienen cachorros, cuando estarán disponibles para adopción y cualquier otra información que pueda resultar útil
Personalmente creo que es genial que muchos centros organicen jornadas de adopción (aquí en Madrid también lo he visto) en lugar de dedicarse a la venta... 

Desde la zona de mascotas se accede a las plantas de exterior, una gran nave donde se encuentra una amplia variedad de plantas, anuales y vivaces, arbustivas y herbáceas, tanto autóctonas como exóticas... de todo. 


Todo el personal del centro es muy amable y paciente, escuchan todas las dudas posibles y siempre aportan soluciones e ideas para cada caso particular que se les plantee. 


En el exterior se encuentran las especies arbóreas y los excedentes de otras temporadas. 
Como os he comentado, el centro produce un porcentaje muy alto de la planta que vende, pero también recibe plantas de otros productores de gran calidad y renombre. Es por ello que aquí se pueden encontrar rosas de David Austin o de Meilland, entre otros.


Y, por supuesto, no faltan las mesas dedicadas a la horticultura. Para todos aquellos que quieran tener huerto en casa (y creedme, aquí hay muchos), Endanea dispone de todo el material necesario, mesas y cajas de cultivo, sustrato, fertilizantes, semillas, plantones y todo lo imaginable. 



En las distintas secciones de interior y exterior se pueden encontrar multitud de materiales y menaje necesarios para la creación y mantenimiento de espacios verdes, áridos de distintos materiales y tamaños, contenedores, sustratos, productos fitosanitarios, componentes para la instalación de riego e iluminación, etc.   



Por último se accede a la zona de floristería, donde tienen dispuestos ramos para adquirir en el momento u opciones por si lo que se quiere es encargar para una ocasión especial. 

Los floristas de Endanea trabajan con material fresco y con material preservado para realizar las composiciones de arte floral, no solo ramos o centros, también coronas, tocados, broches o cinturones.


Y el recorrido finaliza en el departamento de decoración donde, como veis, se pueden encontrar millones de cosas para tal fin. 


En la línea de cajas nosotras siempre picamos y nos llevamos una lechuga o unas cuantas manzanas del país, ya que tienen dispuestas en cajones de madera diversidad de frutas y hortalizas frescas de temporada, un vicio. 

Como no quería que la entrada fuese eterna, he tenido que resumir contenido (jeje si, tengo para rato) y que agrupar las fotos, así que si os interesa saber más os animo mucho a que paséis por su página, donde encontraréis toda la información sobre como llegar, los horarios y las actividades que se realizan a lo largo del año, además de varios vídeos y un recorrido virtual...   

Espero que os haya gustado y que os animéis a pasaros si estáis cerca y no lo conoceis ¡¡merece la pena!! :)

martes, 15 de agosto de 2017

MI HUERTO URBANO, CULTIVAR Y REUTILIZAR

Buen día!!!

Por aquí ya estamos de vacaciones (yuju!), pasaremos unos días en el norte recargando pilas, disfrutando del mar y el buen tiempo y haciendo algunas excursioncillas. 

Mi hermana Luz se enteró esta mañana de chiripa que, durante un par de días, hay a unos kilómetros de aquí (en Port de Lanne, por si os pilla cerca), un gran brocante lleno (creemos) de chuladas. Así que allí que nos vamos a encaminar, a ver qué encontramos. Ella espera platos, pies de tarta y demás menaje para comidas y yo cruzo dedos por latas viejas, cubos, teteras, tazas....vamos, cualquier cosa que pueda llenar de tierra para cultivar ;)

Este año además estoy haciéndome un plan detallado para poner en marcha, a la vuelta, un huerto en casa. Llevo mucho tiempo queriendo, pero nunca me lanzo, y siempre pienso que al no parar no voy a poder dedicarme como querría al mismo, pero gracias a Alex Mitchell y su estupendo libro "Un huerto en tu terraza" me han vuelto a entrar las ganas, así que voy a aprovechar la excursión de hoy para traerme a casa unos cuantos contenedores que me permitan cultivar en casa ¡¡Con lo que me gusta reutilizar!!

Latas y tazas 



Es una de mis formas preferidas de cultivar, en especial aromáticas :) No hace falta mucho sitio, un alfeizar resguardado (cuidado con las caídas de objetos), un escritorio, una encimera en la cocina, una balda en la librería... Es importante hacer un agujero en el fondo si son latas, o poner una capa de cantos en el caso de las tazas ¡¡¡el drenaje es fundamental!!! regar bien el sustrato, poner las semillas (en ese orden para que estas no sean arrastradas hacia abajo), cubrirlas con un poco más de sustrato (una capa del grosor de la semilla) y colocarlas en una zona soleada, recordad que las aromáticas necesitan bien de sol. Mis favoritas son el romero, la lavanda, la menta, la albahaca... bueno, en realidad todas ;)  

Cajas de madera



Las cajas de vinos o fruta (yo tengo dos cajas de capón de Coren que me dieron unos tíos la navidad pasada que son estupendas), son resistentes y duraderas y quedan muy bien rebosando de hojas para ensalada o especias. 
Los cajones también son útiles, y con frecuencia suficientemente profundos para contener plantas grandes como tomateras, calabacines, berenjenas o guindillas. 
Cualquiera de ellos se pudrirá con el tiempo al llenarlo de sustrato húmedo, pero durarán más si se recubre el interior con un plástico antes de añadir la tierra. Barnizarlos no sirve, ya que impide que la madera respire, y si el agua se cuela no podrá salir y la madera se pudrirá más rápidamente. 

Contenedores de metal 



Los antiguos contenedores galvanizados, como lavaderos, cubos o bañeras son estupendos y aportan mucho encanto al espacio, si lo tienes. Son más ligeros de lo que aparentan, retienen bien la humedad y, como están galvanizados no van a oxidarse, así que son geniales para exterior. 

Aunque las teteras como recipiente de cultivo me encantan, os reconozco que las bañeras se me hacen demasiado, aunque luego he visto fotos y la verdad es que encanto tienen...

Toneles



Estos tienen suficiente fondo para poder cultivar árboles frutales, aunque son bastante pesados, así que es mejor emplearlos en azoteas o pequeños jardines. 
Una de las cosas que más me apetece de tener un huerto en los alféizares de las ventanas del salón y el balcón, es tener un árbol frutal, yo tengo en mente una higuera, que me chifla, pero hay tantas otras opciones que al final no sé en qué quedará... 
Aunque nuestra terraza sea pequeña siempre es interesante tener un frutal, ya que aportan estructura y madurez al espacio. La época de floración llenará nuestro huerto de color y aroma y ¿qué puede ser mejor que coger la fruta del árbol y darle un mordisco?

Otros contenedores



En realidad, echándole un poco de imaginación podemos emplear un montón de cosas como contenedor para nuestra terraza, tanto si quereis cultivar vegetales como flores, he visto botas katiuskas colgadas de ventanas, escurridores de metal, paraguas abiertos, jaulas para aves... en fin, creo que todo depende de la inventiva, de las especies que se quieran cultivar y del peso que soporte nuestro balcón, en cuanto al resto ¡¡el cielo es el límite!!

lunes, 31 de julio de 2017

MANUALIDADES FLORALES PARA EL VERANO

Buen día!!!

Aunque por aquí nos quedan algunos días (ejem, 9) de trabajo, ya estamos terminando tareas pendientes, poniendo lavadoras, vaciando neveras y haciendo listas de planes que queremos hacer durante las vacaciones. 

Una gran parte de esas listas la ocupan las manualidades, que siempre nos han encantado en casa y son megaútiles si veraneas en el norte...
Para conseguir inspiración, a menos que ya tengas algo en mente, lo mejor es Pinterest, tiene millones de ideas, tutoriales, opciones, materiales, colores ¡¡lo que quieras!!

Papel reciclado con flores, de Babble Dabble Do


Jarrones de piña, de Style me pretty (por ejemplo)


Móviles de flores, de Rue Daily


Flores prensadas, de Pistils Nursery


Coronas vegetales


Terrarios, de Gardeners Supply Company


Plantar crasas en latas


Estas son solo algunas posibilidades que me han llamado la atención, si finalmente pruebo a hacer alguna las podréis ver en mi instagram
¡¡¡Y no dudéis en enseñarme si vosotros hacéis!!!!

jueves, 25 de mayo de 2017

CINCO JARDINES QUE VISITARÉ ESTE AÑO

Buen día!!!

En primer lugar quería disculparme por haber estado ausente tanto tiempo, han sido unos meses llenos de trabajo y bueno, que en abril me caí y me rompí las dos muñecas... Sip, yo no hago las cosas a medias, jeje.
Pero en fin, como ya estoy muy recuperada y puedo ir haciendo casi rutina estoy de vuelta :)

Esta entrada la tengo pendiente desde principios de año, más como una bitácora para mí que para vosotros, pero creo que os servirá de adelanto a lo que está por venir.

Hace años comencé una lista de jardines alrededor del mundo por visitar que va haciéndose más y más larga por momentos, ¿para qué tachar sí puedes repetir?. Y en los próximos meses voy a tener la oportunidad de conocer unos cuantos de los que tenía anotados, y algunos nuevos.

¡Os cuento!



Romeral de San Marcos (Segovia, España) 


En 1973, el paisajista uruguayo Leandro Silva (discípulo de Roberto Burle Marx y artífice de la restauración del Real Jardín Botánico de Madrid, entre otras cosas) comenzó a construir este jardín en media hectárea de tierra a la orilla del río Eresma, frente al Alcázar, entre el Parral y la Vera Cruz, y lo fue configurando a lo largo de los años, hasta su fallecimiento en el 2000.

Se encuentra en una zona de fuerte pendiente, estructurado en terrazas, donde el trazado geométrico y el agua son, junto con la vegetación y las vistas, los grandes protagonistas.


fotos.categoriageneral.com


Señorío de Bertiz (Navarra, España)


La primera referencia al Señorío se remonta a 1392, cuando su titular, Pedro Miguel Bértiz, fue nombrado Merino de las Montañas por el rey Carlos III. 
Desde entonces, la propiedad permaneció en la familia hasta el siglo XIX, a lo largo del cual se sucedieron diversos propietarios, hasta que finalmente, en 1898 la adquirió el matrimonio Ciga-Fernández. 

Estos últimos llevaron a cabo diversas obras de restauración del antiguo palacio y creación de nuevas estructuras y espacios de interés en el jardín. Al fallecer, en 1940, Don Pedro Ciga legó la propiedad a la Diputación Foral, con la exigencia de conservarlo sin variar sus características naturales, debido a lo cual fue declarado Parque Natural en 1984. 

mapio.net

Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba (Córdoba, España)


El Alcázar de los Reyes Católicos es un ejemplar perfecto para observar la evolución arquitectónica cordobesa, y es que en él no solo conviven una gran variedad de estilos sino también restos arqueológicos visigodos, romanos y árabes.

La actual zona de los Jardines se configuró a mediados del siglo pasado y se estructura en torno a tres terrazas con distintos niveles, con fuentes y grandes albercas envueltas de una gran variedad de vegetación autóctona. Ha sufrido variaciones a lo largo de la historia y la fisionomía no es la original.

www.conmishijos.com

Jardines colgantes de Marqueyssac (Vezac, Francia)


Estos hermosos jardines se encuentran junto a un pequeño castillo del siglo XVII en el departamento de Dordogne y obtuvieron su forma actual en la segunda mitad del siglo XIX, cuando un nuevo dueño, Julien de Cervel, decidió hacerle un cambio de imagen a la propiedad. 

Están recorridos por aproximadamente 6 kilómetros de caminos que tienen a cada lado más de 150.000 arbustos podados en diferentes formas e intercalados por diversos tipos de adornos y pequeñas construcciones en roca, corrientes de agua, cabañas, una capilla de estilo gótico, etc.

kawaiinyaru2.beon.ru

Parque Hauster (Chaudfontaine, Bélgica)


Integrado en el ecosistema del valle Vesdre, el parque es un lugar único y extraordinario que se ha convertido en un eslabón importante y central en el debate sobre el desarrollo sostenible de la región.

Está situado junto al Château des Thermes y aloja durante todo el año las obras del Festival de las Cinco Estaciones.

Con sus árboles monumentales y pequeños puentes, este maravilloso microcosmos despierta la imaginación y creatividad de los artistas. En ese lugar, la integración de las obras de arte convive con el más profundo respeto por la naturaleza. 

inspire.2ia.pl

Bueno, aquí termina mi rápido resumen sobre algunas de las visitas que tengo pendientes y fijadas para este año. No dudéis en comentar o sugerir otras opciones por la zona ¡¡serán muy bien recibidas!!